Contratar al profesional de la podología en Alcalá de Henares que te ayude y guíe en el cuidado de tus pies, es tarea sencilla, si sabes con exactitud qué estás buscando. Por ello, investigamos para responder todas tus preguntas sobre este tema: sobre que trata la disciplina, como trabajan los especialistas y que problemas atienden.

¡Esto facilitará tu elección y así tendrás muy pronto un podólogo experto trabajando para embellecer, mejorar, atender y cuidar tus preciados pies!

 

¿Qué es la podología?

Según la Real Academia española la podología es la “Disciplina que tiene por objeto el estudio y cuidado del pie”. Sin embargo, esta definición se ha quedado corta ante la amplia incumbencia de esta ciencia médica.

La podología se ocupa de diagnosticar, prevenir, educar, estudiar y tratar diferentes tipos de patologías que se presentan en los pies.

En España, la incumbencia profesional y ejercicio de la actividad como agentes de salud fue reglamentada por primera vez en el año 1962. Más tarde, en 1988, se transformó en una carrera universitaria con el título de Diplomado en Podología, emitido por instituciones autorizadas por el Ministerio de Educación y Ciencia.

Para obtener el diploma de podiatra o podólogo se requiere formación universitaria de 4 años (en la UE). En ese tiempo los futuros profesionales estudian anatomía, medicina general, fisiología, traumatología, biomecánica, entre otros contenidos.

Hoy en día los profesionales de la actividad se encuentran agrupados en los Colegios de Podólogos en las diferentes localidades, que controlan el ejercicio de la disciplina. Si buscas un especialista en podología en Alcalá de Henares asegúrate que ejerza su profesión regulado por el Colegio respectivo.

 

Especializaciones de la podología

Como ciencia médica la podología tiene diversas especialidades que se ocupan de diferentes tipos de problemas en los pies. las más importantes y consultadas son:

Podología deportiva

Esta rama se ocupa de educar a los deportistas en el cuidado del pie, el estudio del calzado deportivo adecuado, la evaluación de la marcha, las posturas y los movimientos, además del tratamiento de enfermedades.

Hay deportes como el running, el fútbol, el basquet, el volley, donde los pies están bajo una presión e impacto constante. Por ello es necesario multiplicar la atención para prevenir patologías.

En el centro de podología de Alcalá de Henares, nuestros especialistas en deportes se ocupan de llevar adelante las siguientes acciones:

 

  • Estudio biomecánico de la pisada y los gestos deportivos.
  • Evaluación funcional del pie.
  • Asesoramiento sobre el tipo de calzado deportivo adecuado para ti.
  • Tratamientos específicos para mejorar tu rendimiento deportivo.
  • Colocar y enseñar a realizar vendajes funcionales.
  • Prescripción y toma de moldes para la fabricación de plantillas deportivas, incluyendo la elección de los materiales apropiados para cada deporte o lesión.
  • Seguimiento, control y modificaciones de los tratamientos de acuerdo al avance y las mejoras del paciente.

Un podólogo deportivo está capacitado para tratar condiciones como el dolor crónico, la fascitis plantar, tendinitis, bursitis, metatarsalgia y lesiones deportivas que afecten al buen funcionamiento de los pies.

Podología geriátrica

Las personas mayores tienen afecciones en sus pies que requieren tratamientos especiales. Con los años la piel del pie se vuelve más reseca, las uñas tienen deformaciones y la forma de los dedos va cambiando. Además, se suman patologías con una evolución de años que en algún punto terminan afectando a los pies, como la diabetes, los problemas circulatorios, la artrosis o el reuma, por todo ello los pies de los personas de la tercera edad requieren de técnicas especiales para su cuidado.

El podólogo geriátrico se ocupa especialmente de:

  • Mantener las uñas y la piel sanas para evitar lesiones.
  • Asesorar y educar al paciente diabético sobre la importancia del cuidado del pie.
  • Tratamiento de úlceras, ampollas o heridas.

Ortopodología

Esta especialidad se ocupa de la fabricación de los elementos o accesorios externos prescriptos por un profesional podólogo para mejorar cuestiones funcionales o estructurales del pie.

Son apoyos para el tratamiento que tienen que estar hechos a medida y con materiales adecuados. Los más comunes son:

  • Plantillas
  • Ortesis
  • Férulas
  • Dispositivos para la corrección de uñas
  • Correctores de la posición de los dedos

 

Quiropodología

La especialidad de la quiropodología se ocupa de evaluar alteraciones en la piel de los pies, indicar un tratamiento y controlar la evolución. Con procedimientos quirúrgicos mínimos, el profesional quiropodólogo realiza las siguientes intervenciones:

  • Extracción de papilomas y verrugas
  • Eliminación de las durezas
  • Mejoramiento de uñas: encarnadas, micóticas, engrosadas o deformadas.

 

Podología Farmacológica

En la UE los podólogos están habilitados recetar medicinas para tratamientos con fármacos. Esta especialidad se enfoca en planificar tratamientos tópicos locales aplicando diferentes pomadas, ungüentos, sprays, cremas o lociones, y también con píldoras, si fuera necesario.

Podología Biomecánica

 Un profesional de esta rama de la podología, se ocupa de estudiar de manera completa la pisada y la marcha del paciente para identificar posibles disfuncionalidades.

Los podólogos que se dedican a la biomecánica utilizan para el diagnóstico elementos de tecnología moderna para analizar la distribución del peso y la dinámica del movimiento del paciente.

Un estudio biomecánico es útil para:

  • Localizar el origen de problemas posturales.
  • Analizar integralmente la pisada y la marcha.
  • Identificar donde se producen compensaciones articulares, óseas o musculares.
  • Ubicar los puntos de fatiga o stress, ya sean en la columna, piernas, caderas o pies.
  • Diagnosticar correctamente.
  • Poder indicar el tratamiento adecuado para revertir el problema: terapias físicas, vendajes, ortesis, kinesiología, posturología, etc.

Podología preventiva

Muchas patologías de los pies son evitables, por ello la educación y la prevención son tan importantes.

El aprendizaje de cosas sencillas como la correcta elección del calzado, los calcetines y las medias, la adquisición de conductas de higiene diarias y la consulta rápida ante la aparición de lesiones son determinantes para conservar la salud de tus pies.

Un podólogo que se dedica a esta especialidad se enfoca principalmente en educar a los grupos de población que son vulnerables a padecer problemas en los pies que podrían complicarse como los diabéticos, las personas con problemas de movilidad o los trabajadores que pasan muchas horas caminando o parados.

La prevención también abarca el asesoramiento sobre la confección de diferentes tipos de calzados de trabajo y la planificación de rutinas laborales que eviten la sobrecarga en los pies.

Podología pediátrica

Los podólogos especialistas en niños se ocupan de los problemas de los pies y la pisada de los niños. El diagnóstico precoz y el cumplimiento del tratamiento indicado son fundamentales para superar cualquier disfuncionalidad que este afectando la marcha o la postura del niño.

Una vez que el pequeño comience a caminar, es recomendable visitar a un podólogo anualmente como parte de sus cuidados de salud. Esto contribuye a detectar rápidamente cualquier inconveniente en los pies y abordar un tratamiento de inmediato.

De todos modos, siempre presta atención y considera una consulta con el podólogo en el caso que veas que tu niño:

 

  • Tropieza con frecuencia.
  • Camina de puntillas o con alguna otra dificultad.
  • Tiene los pies inclinados hacia afuera o hacia adentro.
  • Se queja de dolor de piernas o pies.
  • Las uñas y la piel de los pies presentan alteraciones.
  • La forma de los pies no te parece “normal”.
  • Desgasta su calzado de forma irregular.

Toda consulta al podólogo infantil, ya sea que haya problemas previos o no, incluye una evaluación biomecánica para conocer el estado del aparato locomotor. Si se encuentra algún tipo de alteración, el profesional indicará un tratamiento ortopédido o de rehabilitación, según el tipo de patología, las mas frecuentes en los niños son: el pie plano, pie cavo, el problema de alineación de las rodillas Genu valgo (hacia adentro) Genu varo (hacia afuera) y las alteraciones en la marcha.

También este tipo de intervenciones tempranas del podólogo infantil puede evitar problemas posturales y de la columna vertebral, al identificar precozmente las compensaciones oseas y musculares que realiza el niño y que repercuten en el balance corporal.

Tu podólogo de confianza es un profesional universitario

Cuando tienes un problema en tus pies y acudes a un especialista estás en las mejores manos.

El podólogo se ha formado por años en una institución universitaria y tiene los conocimientos suficientes para tratar las enfermedades y malformaciones de los pies y aplicar los diferentes tipos de tratamientos. Además, como te explicamos, los mismos profesionales se especializan para poder brindar a los pacientes las mejores alternativas para la superación de las patologías.

Sus acciones están basadas en criterios de práctica elaborados en base a evidencia científica, realizadas con total autonomía técnica y expertiz, siendo completamente avaladas por su título universitario y su colegiatura.

Acude a la consulta de podología en Alcalá de Henares con absoluta confianza, ya que estrás frente a un profesional de la salud con todas las letras.

¿Cuál es el precio de una consulta con un podólogo?

Cuando concurres a un podiatra, lo primero es realizar una consulta en la que revisará de forma integral tus pies. Encontramos que esta primera visita puede costarte entre 15 y 80 euros, si incluye una evaluación biomecánica.

Luego, según el diagnóstico, los tratamientos tienen precios variables. Las sesiones de curaciones (callos, verrugas, durezas) valen desde 30 y  hasta 150 euros, mientras que las cirugías más específicas llegan a los 1000 euros.

Todos estos son valores promedios y en algunos centros las prácticas están cubiertas por seguros y mutuas. De todos modos, si el pago corre por tu cuenta comprende que no estás haciendo un gasto, sino que están invirtiendo en tu salud. ¡La solución a un problema no tratado a tiempo puede costarte muchísimo más caro!

 

¿Por qué visitar a un podólogo?

La estructura anatómica de los pies es muy compleja, pero, a la vez, tiene una gran flexibilidad. Está formada por 26 huesos, unas 30 articulaciones, infinidad de vasos sanguíneos, músculos, tendones y nervios que funcionan coordinadamente.

Esta genialidad de la creación, necesita tu atención. Tienes que considerar el cuidado de los pies como una rutina de salud. Esto es porque si no los atendemos en tiempo y forma, es probable que se desarrollen patologías muy graves que nos invaliden en nuestras actividades diarias.

Es aconsejable que visites a un podólogo al menos una vez al año para que te revise los pies y puedas así prevenir cualquier problema o solucionarlo a tiempo, si lo hubiera. Si tienes tus pies sanos, de todos modos, te llevarás de tu consulta con el podólogo una serie de consejos para mantenerlos así y disfrutar de su buena salud.

Ten en cuenta que los pies cargan todo el peso de tu cuerpo y son el apoyo que necesitamos para marchar y poder mantener el equilibrio cuando estamos en movimiento. Ellos están sometidos a una gran presión y son la base de las piernas y de la columna vertebral. Un problema en los pies sin tratamiento adecuado puede generar dolores de espalda, malas posiciones, inflamaciones, etc.

¡Hasta la cabeza te llega a doler por un problema en los pies! Y provocar mal humor, irritabilidad extrema, cansancio y abatimiento.

Por todo esto, el dolor es una de las principales causas de visita a un consultorio de podología, pero ¿de dónde viene? ¿Que lo provoca? Conoce todas las cosas que les pueden pasar a tus pies y comprende la importancia de una consulta de podología a tiempo.

 

 

Problemas en los pies, soluciones en manos profesionales

Existe una gran variedad de condiciones de diferente origen que afectan a los pies, cuya solución debes dejar en manos de un podólogo. Te contamos las afecciones más comunes en las diferentes partes del pie:

1. La piel

La piel de los pies tiene escasez de tejido adiposo, por lo cual es poco flexible y tiene poca hidratación y protección. A causa de esto, es un área propensa a sufrir lesiones y contraer diferentes patologías. Las más usuales, tratadas por los podólogos, son las siguientes:

Infecciones por virus

El virus del papiloma humano es el causante de la aparición de verrugas plantares en los talones y puntos de apoyo del pie. Estas alteraciones en la piel se distinguen como un crecimiento pequeño y áspero. Como se forman en los lugares donde el pie soporta presión, las verrugas suelen crecen para adentro, creando una zona de piel dura y engrosada.

El VPH es resistente en ambientes húmedos y cálidos y puede ingresar a tu piel a través de una lesión en tus pies, por eso evita caminar descalzo en las piscinas o en los vestuarios de los clubes.

Si bien no es una lesión grave, las verrugas plantares provocan dolor y molestias y pueden alterar tu forma de caminar. ¡Así que haz tu consulta profesional en un centro de podología en Alcalá de Henares para solucionar el problema cuanto antes!

Infecciones por hongos

Las micosis son causadas por hongos que se alojan en la queratina muerta, se desarrollan infectando la piel y generan alteraciones en su aspecto y bastantes molestias.

¿Qué es el pie de atleta?

Es la infección fúngica más común causada por la tiña del pie. El hongo que la causa es muy contagioso y sobrevive en superficies húmedas como duchas, pisos, ropa o toallas.

Cuando tus pies entran en contacto con el hongo, este se aloja en la piel causando enrojecimiento, descamación, picazón, ardor y hasta lesiones, especialmente entre los dedos y en la planta. Para prevenir el contagio tienes que cambiarte periódicamente los calcetines y el calzado, además de mantener siempre tus pies limpios y secos.

Infecciones bacterianas

La infección que aparece en los pies la provoca la bacteria Corynebacterium y se denomina eritrasma. Afecta en especial a personas diabéticas y obesas adultas, y tiene una mayor incidencia en zonas tropicales. Los síntomas son descamación, enrojecimiento intenso y grietas en la piel, en los pies se presenta en los pliegues de los dedos.

Helomas o callos

Los helomas son alteraciones de la piel que se generan por compresión directa en determinadas partes del pie. Los más comunes son los callos plantares, los dorsales y los interdigitales. Este tipo de hiperqueratosis es bastante doloroso y se forma por la excesiva presión o fricción a causa de:

  • Prominencia de los huesos.
  • Uso de calzado inapropiado
  • Mala posición de los dedos (superposición, martillo, garra, etc.)
  • Problemas biomecánicos que alteran la pisada
  • Sudoración excesiva

Hiperqueratosis

Cuando el engrosamiento de la piel abarca una zona más amplia estamos en presencia de las llamadas “durezas”. La piel acumula queratina para protegerse de la fricción y de la presión, pero el exceso termina por generar grandes extensiones con la capa exterior completamente engrosada y sin sensiblidad. El podólogo trabajará en ella para reducirla por completo y devolver a la piel una textura suave y lisa.

Hiperhidrosis

El exceso de sudor es una condición muy molesta que afecta a hombres y mujeres por igual. Si bien tiene distintos orígenes comúnmente está asociada a situaciones de ansiedad.

La sudoración es parte del mecanismo regulador de la temperatura del cuerpo pero, por alguna razón, hay personas que ante determinadas condiciones (físicas o emocionales) sufren un desequilibrio y las glándulas responden excretando sudor en demasía.

El problema más frecuente que se deriva de la hiperhidrosis es el mal olor en los pies o bromhidrosis. El exceso de transpiración se acumula en la piel y la predispone a que en ella proliferen microorganismos causantes de infecciones o micosis. Esto es lo que produce en olor desagradable.

El podólogo te indicará que hacer para deshacerte de esta molesta condición!

Anhidrosis

También puede ocurrir que la piel de los pies sufra de resequedad crónica, que expone a la dermis a que se formen grietas y lastimaduras con facilidad. La anhidrosis es una alteración que acompaña a las patologías de las glándulas sudoríparas, a algunos problemas neurológicos, a los cuadros de deshidratación y al pie diabético.

Cuando el nivel de falta de hidratación de la piel es extremo, estamos en presencia de un cuadro de Xerosis que requiere la intervención inmediata de un podólogo para restaurar el equilibrio hídrico de la piel.

2. Las uñas

Las uñas protegen las terminales nerviosas en los extremos de los dedos. Están formadas por una combinación de calcio y

queratina que les confieren una gran dureza. Su superficie es de tono rosado, lisa y brillante, y ante cualquier alteración en su aspecto es necesario que consultes con un podólogo, a fin de evitar problemas mayores.

Las alteraciones más frecuentes de las uñas de los pies son:

Engrosamiento de uñas

Cuando la uña tiene un aumento exagerado en el grosor, al punto que la persona ya no puede cortárselas ni calzarse con normalidad, estamos ante la presencia de una alteración en la estructura de la uña llamado onicogrifosis.

El proceso de engrosamiento es lento y generalmente comienza con un traumatismo de la uña por un golpe, excesiva presión del calzado o lesiones vasculares. Este tipo de eventos provocan que la matriz ungueal, que es la que genera las células para el crecimiento de la uña, produzcan de más, saturando la lámina ungueal y engrosando la superficie.

Es común que a este tipo de condiciones se sumen infecciones por hongos y bacterias, por lo que la intervención de un podólogo es imprescindible.

Uñas encarnadas

Cuando los bordes laterales de las uñas penetran en la piel, provocan lo que se llama Onicocriptosis, que produce enrojecimiento de la zona, inflamación y mucho dolor.

La alteración del curso de crecimiento de la uña de manera correcta se produce por el uso de calzado inapropiado, presión sobre los dedos o haber hecho un corte de uñas inadecuado. Un podólogo te enseñará como hacerlo correctamente y que esto no te vuelva a suceder.

Hongos en las uñas

Si notas que tus uñas cambian de color, se notan rugosas y se vuelven quebradizas, estás en presencia de Onicomicosis, una infección por hongos que invade la uña lentamente alterando su fisonomía.

La mayoría de las veces el hongo que provoca este problema es el Trichophyton rubrum, el Trichophyton mentagrophytes o incluso la Candida albicans. Aunque muchas veces está asociado al pie de atleta.

Este tipo de hongos se contagia en lugares como piletas, vestidores y duchas y prolifera en la piel húmeda, por lo que es importante mantener los pies secos para evitar su desarrollo.

Uñas Negras

Esta condición es cada vez más frecuente en deportistas, en especial en runners que utilizan un calzado incorrecto para la práctica deportiva. También los futbolistas, los rugbiers y cualquier deporte que use los pies como elemento de choque son propensos a este tipo de afección.

Las uñas negras son muy frecuentes además, en trabajadores que están expuestos a golpes accidentales, por ejemplo en una construcción o en una fábrica, por ello es obligatorio el uso del calzado de seguridad reforzado para proteger los pies en esos lugares.

La Onicodistrofia se genera por traumatismos o por la presión del calzado, por lo que es muy importante usar modelos que incluyan una protección extra en la parte de los dedos. El podólogo está capacitado para aconsejarte cual es el mejor calzado para u actividad deportiva o laboral.

3. Los dedos

El podiatra puede ayudarte con el tratamiento de deformidades en tus pies que pueden alterar tu bienestar, ya sea porque te producen dolor o por el aspecto estético.

Los dedos martillo, las falanges superpuestas, los juanetes y otros problemas de los dedos de los pies son abordados y resueltos con éxito por los profesionales certificados en podología.

 

Consejos para cuidar tus pies

En el caso que tengas alguna de las condiciones mencionadas, te sugerimos que contactes un centro de podología en Alcalá de Henares y comiences tu tratamiento cuanto antes. Sin embargo, queremos brindarte una serie de consejos para cuidar tus pies siempre:

  • Consultas preventivas al podólogo

Así como haces una revisión médica anual con un médico generalista o con tu dentista, incluye al podólogo como el especialista a visitar al menos, una vez por año. Esto puede ser muy útil para descubrir precozmente problemas como un desequilibrio en la pisada que pueden afectar tu postura y derivar en problemas mayores.

Esta conducta vale también para que la practiques con los niños, ya que una evaluación biomecánica a tiempo puede hacer la diferencia y evitar el desarrollo de patologías de la columna, las rodillas o las caderas en la etapa de crecimiento.

  • Pon atención a tus pies

Si por tu trabajo pasas mucho tiempo de pie o usas tacones altos, presta atención si surgen molestias o dolores en los pies, ya que existen infinidad de lesiones que no tratadas a tiempo pueden volverse crónicas y complicarte el día a día.

Ni bien detectas que tus pies no están bien, acude al podólogo para que te diagnostique y defina el tratamiento más adecuado. Lo mismo si te ocurre un traumatismo o golpe en el pie, las uñas o los dedos, no dejes pasar tiempo y consulta cuanto antes.

  • Realiza ejercicios físicos acorde a tu contextura

Practicar ejercicios adecuados, hacer deportes o simplemente caminar activa la circulación de los miembros inferiores, favoreciendo el retorno venoso desde los pies y contribuyendo a la salud general. Sin embargo, Los pies soportan mucha presión durante el desarrollo de la actividad física o la práctica deportiva. El nivel de sobrecarga tiene que ser equilibrado y la pisada tiene que ser eficiente para que no se produzcan lesiones en los pies.

Consulta con un podólogo deportivo que prácticas son las más convenientes para ti de acuerdo a tu edad y tu físico, o como mejorar tu pisada si ya eres deportista.  Lo mismo vale para los niños.

 

  • Usa plantillas personalizadas

La pisada es un gesto muy personal que determina en que forma marchas y usas tus pies. Por ello para el tratamiento de las diferentes patologías el podólogo aconseja el uso de plantillas personalizadas indicadas especialmente para ti.

Evita comprar plantillas genéricas y consulta con los profesionales de la salud si tienes problemas como lesiones deportivas, problemas con el arco, dolores crónicos de pie, etc.

  • Rutinas de higiene y salud de los pies

Independientemente de los tratamientos que te pueda indicar el podólogo, hay ciertas conductas personales que aportan a la salud de tus pies y que son hábitos simples para incorporar a tu rutina:

  • Lava tus pies y cámbiate los calcetines todos los días.
  • Seca muy bien tus pies cada vez que te los laves, en especial en los espacios interdigitales.
  • Corta las uñas en forma recta para evitar que se encarnen.
  • Utiliza pintauñas procurando dejar un tiempo de descanso entre las aplicaciones. Esto es importante para que las uñas se renueven y respiren.
  • Hidrata la piel de los pies  todos los días para que la dermis de tus pies sea más flexible y no se agriete. Gracias a esto los hongos y bacterias no tendrán un ambiente propicio para alojarse y evitarás las infecciones, además del mal olor.
  • Realiza una rutina de 5 minutos de masajes cada noche: aplica una presión leve con movimientos circulares para relajar los músculos de los pies, mejorar la circulación de la sangre y de los líquidos debajo de la piel.
  • Camina descalzo siempre que puedas. Esto estimula los músculos de los pies y libera el estrés.
  • Utiliza calcetines de fibras naturales como el algodón y el bambú que son tejidos que absorben la transpiración y tienen tramas abiertas, lo que favorece la respiración de la piel.
  • Elige calzado de materiales de origen natural como el cuero o las zapatillas de tela. Hoy en día se utilizan excelentes telas técnicas que evitan la sudoración y mantienen los pies secos y frescos. También presta atención a la forma del calzado, evita las puntas estrechas, las suelas extrachatas, los tacones excesivamente altos y busca un ajuste perfecto.
  • Usa chanclas en lugares como piscinas o vestuarios para evitar el contagio de hongos, virus y bacterias a través de los pies.

 

Tus pies cuidados por expertos

Los servicios del centro de podología en Alcalá de Henares están diseñados para ofrecer la mejor atención a tus pies. Ya sea que se trate de pacientes adultos, niños, jóvenes deportistas o personas de mayor edad, los podólogos tienen la capacidad de diagnosticar correctamente tu patología y ofrecerte la solución más adecuada y eficaz.

Con tratamientos personalizados, medidas de higiene y salubridad completas, y un equipo profesional de primer nivel, la podología se pone a disposición de tus pies para mejorar tu calidad de vida. Esto es porque, si bien la especialidad se ocupa específicamente de la salud de tus pies, sus acciones tienen un efecto directo en todo tu cuerpo.

Ir a trabajar, hacer deportes, ir a estudiar o simplemente estar en casa con los pies doloridos, con lesiones, malolientes o con cualquier alteración, te pondrá irritable, de mal humor y afectará tu desempeño en cualquier tarea.

Por todo esto, comienza a mimar tus pies desde ahora, cuídalos como las joyas que son y ¡ten en cuenta que su buena salud se reflejará en tu expresión! ¿No lo crees?